PUERTO VARGAS. En esta batalla se comen al enemigo. Pescadores contra éste depredador.

Ruta del Caribe. CUATRO.

Primero una invitación: Para entender contra quiénes luchan estos pescadores del  Caribe costarricenses, exploren con cuidado este video. Es un enemigo peligroso, venenoso, y dicen que ya en plato  es delicioso: El Pez León.

Si pone más de dos millones de huevos al año, y no tiene depredadores naturales, ¿cómo se piensa ganar una guerra contra el Pez León?  Suena utópico que se logre erradicar un animal que devora los peces nativos y destruye el arrecife de coral. Hoy es un riesgo bajo el mar para el medio ambiente y la economía de más de 30 países.

En Costa Rica la lucha no tiene tregua. Por eso buscamos en esa región del Caribe a José Ugalde Jiménez, coordinador de proyectos de la Asociación de Pescadores Artesanales,  que tiene muy claro que ese enemigo les quita el sueño, porque si se deja a la libre, les quitará el alimento que a diario le sacan al mar.

Lo explica muy bien don José: Con esas rayas blancas y aletas pectorales que parecen un abanico, el pez león es un problema por su apetito voraz por los peces, cangrejos y otros peces que se alimentan en el fondo del mar, esenciales para mantener el equilibrio ecológico de la barrera de coral de esta parte del océano...

 

ESCUCHE ENTREVISTA CMPLETA CON JOSÉ UGALDE JIMÉNEZ:

 

En mares como los mexicanos incluso han llegado al extremo de la alimentación manual del enemigo. Es solo una muestra de las medidas que se están tomando para frenar la invasión perjudicial de los peces león. Hay publicaciones que hablan de buzos que han notado que los peces león se esconden durante el día y han revertido su comportamiento natural de alimentarse por la noche.

Es que cada país está asumiendo su propia lucha.

Obseven un video que han difundido en Colombia, con la misma intención de sacar del camino al pez leon, ponerlo en el plato y salvar miles de otras especies:

El mensaje es claro: Si no puedes vencerlos, cómetelos. Y don José certifica que es delicioso.  Por eso es bueno decirlo: En esta batalla acuática y titánica, el enemigo va director al plato. Y de paso, el mar guarda su equilibrio…

Ellos lo saben:  ¡Ay de esa cultura de trasladar especies…! Punto.

l

 

 

 

 

0 comentarios

Por