LA FORTUNA. El Rey que duerme. Y una mujer que no se apaga con nada…

Ruta del Agua.SIETE.

¿Es el rey?

Por lo menos con su corona, apagada o con fuego, domina a San Carlos desde donde uno lo quiera ver. Es el rey, en un territorio del agua. El Arenal no es un volcán, es un rey, en silencio, esperando el tiempo en su cono, viendo los pájaros que reconstruyen su vida en su espalda.

Y ahí ,a sus pies, dominada, sumisa, La Fortuna. La fortuna de un pueblo de haber nacido al lado del rey.

Ahí en ese ambiente ancestral, hay un turismo que respira con furor, con sus propia erupción bajo su propia historia…Turismo de todos los lados y de todos los tamaños, y colores.

Y ahí, en La Fortuna encontramos una mujer que fue  pionera de otro turismo, el sostenible. Una mujer tan valiente en su aventura, porque creó un hotel cuando no había teléfono a la mano (porque había teléfono a varias cuadras, hasta donde debía correr porque ahí le recibían las reservas).

Y era, además, una época en la que hablar de turismo rural sonaba excéntrico. Y mucho más extraordinario “Desarrollo sostenible”.

Se llama  Rosa María Bonilla Vásquez,  una mujer menuda, con un semblante de campesina neta, sencilla, sin pretensiones, pero con la valentía de aquellas que rompían lo tradicional. Irruptivas…

Así como tantas veces lo ha sido el Arenal que respiró detrás de nosotros mientras la entrevistamos.

Contó a Vida FM cómo nace esa idea de un hotel (Arenal Oasis Ecologe) desde cuando no se hablaba el inglés como hoy, desde cuando solo había chanchos en su parcela…

Confiesa que no fue nada fácil, cuando intentaron con papaya, yuca, con lo que la tierra produjera. Pero no produjeron lo suficiente. Ni siquiera el cacao, que era la joya salvadora.

Es apasionante escuchar cómo de las manos de esta mujer nace un hotel, cuando la calle era un trocha, cuando ese teléfono al que llegaban las reservas estaba lejos. Pero las reservas de europeos comenzaron a llegar…

AQUÍ ENTREVISTA COMPLETA CON UNA MUJER VALIENTE: ROSA MARÍA  BONILLA VÁSQUEZ:

Y solo para hacer homenaje a ella, y quienes pensaron en hacer un turismo que cuidara el entorno, una colección de fotos que nos envió Grace Damazio, nuestra oyente que nos apoyó en todo el trabajo en esta ruta por San Carlos. Es el Arenal, es una comunidad, es un paisaje que respira apasionadamente.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Por