CABUYA: La isla con un cementerio inusual que se hizo turístico

Dicen que fue hace un siglo. La gente de Cabuya,  ahi en pleno Pacífico Central, empezó a dejar sus muertos en un lugar hasta donde solo se puede llegar cuando el mar lo permite. Es decir, dos veces al día, cuando la marea baja. Y los sepelios entonces deben traer a la memoria el Éxodo, cuando Dios dividió el Mar Rojo. Inevitable ese recuerdo bíblico… 

Jose Olivares fue nuestro guía hasta ese un cementerio tan particular, que desde lejos, cuando el mar se ha retirado, parece solamente una isla rocosa con crestas de fique, pero que es donde reposan restos de gente de Cabuya y muchos extranjeros que dejaron su huella en estas playas.

A la entrada ese arco blanco. Es el testigo de esa distancia que separa este cementerio del continente y de la realidad…400 metros con caracolitos y recuerdos de mar en los arrecifes

Las tumbas tienen una simple cruz y  otras con lápidas tradicionales, y a su alrededor millares de conchas.

José nos cuenta de una tumba curiosa como la de dos cabezas unidas, que representan aquellos muchachos que murieron ahogados-.O la otra mucho más notoria que hace homenaje a un alemán, Frank Jaeger, cuya tumba tiene la hélice de un avión.

 

Cabuya es apasible, con el olor de una panadería y ese  sonido rugoso del mar contra los arrecifes , con amapolas y congos. Está a pocos kilómetros de Montezuma por una carretera exigente. Es el extremos sur de Nicoya, a orillas del parque Cabo Blanco.

Dejamos el pueblo y buscamos la playa. Se deja el carro frente al mar, y muy cerca de unas  hamacas donde reposan hombres tostados de intemperie.

 

El mar ha bajado. Y caminamos rumbo a la isla.

 

Encontramos una pareja que abandonaba la isla y luego la soledad del cementerio...(Dejamos el animalito que aterrizó en las anteojos del periodista. Para qué editar si es parte del paisaje…!)

 

Y los misterios y las historias. José nos cuenta detalles de cada tumba…de cada olvidado. Y de cómo por aquí pasan los pescadores a la media noche sin temor a fantasmas…

Antes de que el mar suba abandonamos la Isla Cementerio de Cabuya. Ya conocimos un cementerio por común. No solo hay personas, hay lugares…

.

——————————————————————————————————–

DEL DIRECTOR:

Este proyecto radial busca apoyo para la segunda parte que incluye un libro y documental. Estamos en INDIEGOGO:

https://www.indiegogo.com/projects/costa-rica-en-positivo–2#/

 

 

 

0 comentarios

Por