TALAMANCA. Cuando un medio de comunicación es la clave para estar vivos…

Ruta del Caribe. CUATRO.

Es una tierra con toda la historia del universo.  Es natural entonces que los pueblos indígenas sean tan místicos, y reflejen tanta magia y creencias profundas. Por eso cuando el equipo de VIDA FM llegó hasta Amubri, pasando un río desde  Sureka, supo que la conexión de su gente con la tierra es palpable en lo real, bajo su cielo y en esas poderosas creencias sobre las que construyeron estos pueblos.

Es un todo para ellos, vida con la que se conectan a diario, como  cuando le hablan a los astros, los animales y los paraísos que rodean a Talamanca, una región inmensa donde los bribri cultivan todavía sus tradiciones.

El idioma natal es el bribri, que es evidente en toda la comunicación con ellos, incluso la cotidiana. En un viejo bus que nos llevó hasta el pueblito de Amubri  escuchamos su lengua.

Y ya en Amubri la soledad del pueblo es arrolladora. Nadie en las calles, o en la plaza. Nadie en la iglesia. Soledad, como si estuviéramos en el olvido. Ahí llegamos para conocer el trabajo que hace Radio Talamanca, ese medio quijotesco que mantiene una esencia diluida en el tiempo: Servicio a la comunidad…

Cada rincón del pueblo tiene muestra de una tradición que no quiere morir...y de un entorno que ellos quieren mantener muchos siglos más. Y se agarran de un elemento como la radio para que eso siga vivo. Pero también para que las distancias no sean una razón más… (personas que caminan hasta tres días para llegar a este pueblo). Por eso la radio…

Y llegamos a la radio.

Radio Talamanca no solo está en esa rincón del mundo. Está entre la vida y la muerte de mucha gente, porque es servicio y fue creada para eso. Cualquier familia, por lejos que esté en esas montañas, sabrá que el nieto nació y que el fin de semana lo llevan para que lo conozcan…

Las voces que salen de esta cabina llevaban esas buenas nuevas. O las que sean. Ellas son el contacto permanente (en las tardes) entre un mundo aborigen y ese otro que tiene el desarrollo, pero no la magia. Esas voces…como la de Roy Méndez.

Roy Méndez fue atacado por una serpiente. Desde la montaña donde estaba hasta un lugar donde pudieron atenderlo había tanta distancia que su destino se desbarató por completo : Perdió su pierna. Y hoy lo acompaña una muleta y una sangre solidaria que lo empuja a hacer lo que hace sin esperar ningún pago. Con servir a su gente en Talamanca se le llena el alma…su alma bribri.

Al final, una radio para servir. Como lo fue siempre. Y aun más: nos enseña sus tradiciones y nos enseña a respetarlas.

Unas tradiciones que queremos compartir. Por eso este trabajo bellísimo de la  Gira de campo Talamanca, el espacio y los hombres que realizó Geografia de Costa Rica. Son tradiciones bribris. Es  el Coro niños de Coroma Talamanca.

Luego de una jornada calurosa, la hora del adiós.

Y el regreso…

Un bus que pasa cada cierto tiempo. Una carretera de regreso tan solitaria como un camino a la nada. El calor que derrite la tarde y un árbol de guayabas que distrae y alimenta, un polvoriento cultivo de cacao y  un riachuelo que alivia las cargas…

Para el periodista un esfuerzo descomunal, y para la gente en Talamanca una cosa de todos los días. Y la mayoría de las veces sin ese camino recorrido. Así que sin quejas, sin reclamos…

No hay cansancio más bello que aquel que deja un sueño cumplido, y mucho más en un territorio de eternas búsquedas, donde se cultivan sonrisas...

Así vale la pena volver…

 

 

0 comentarios

Por