SIXAOLA. Una ciudad sobre zancos, en la frontera entre el desastre y el cacao.

Ruta del Caribe. CUATRO

Así celebramos la otra frontera. Un proyecto que se llama DE FRONTERA A FRONTERA tiene esa obligación, ir de una a otra, y ya la de Nicaragua se había cumplido.

Por eso el entusiasmo, propio de una meta cumplida.  Y ahora a trabajar…

Sixaola, un pueblo curiosamente distribuido a lado  y lado de una carretera que muere ahí. O lo podemos definir como un pueblo caliente, atravesado por el centro de su alma por una vía, con doble vía…la que va a Panamá

Pero es aun más curioso saber que es un pueblo que cada vez se eleva más. Que se ha montado sobre zancos porque sabe que el río Sixaola regresa por sus tierras. Ya es histórica cada inundación, pero nadie deja su casa. Si supera lo calculado, cuelgan sus muebles al techo.

Este hombre ha visto cómo Sixaola reta al río. Y lo vive en carne propia cada vez que las aguas llegan a una altura de dos metros. Entonces agarra una lancha y comienza a navegar entre las casas vecinas o sobre lo que era la plaza de fúbol.

Se llama Vermon  Rojas, pero en Sixaola lo conocen como «Golfito». Con él aprendimos cómo se vive en un pueblo bajo constante amenaza…Y nos mostró cómo lo hacen con su propia casa, que ha tenido que elevar casi dos metros del suelo…

Tienen fe que  nada grave les va pasar. Es la fe de un pueblo entero en que el Sixaola seguirá entrando al pueblo cada vez que quiera pero retornará a su cause sin llevarse la vida de nadie…Ni la casa de nadie. Por eso hasta la fe la ponen un poquito mas alto. La Iglesia:

Vermon Rojas, conocido como «Golfito» …ENTREVISTA COMPLETA EN SU CASA.

Golfito, además, tiene otra parte de su vida dedicada a apoyar  agricultores. Gente que le temen más al olvido y la pobreza que al río. Con éste han convivido toda su existencia. Por eso buscaron la forma de cultivar un producto alternativo al banano. Encontraron en el cacao ese salvavidas al que se han subido con éxito…

Siaxola vive una temperatura agobiante, y es un extremo de Costa Rica donde  las emergencias ya no asustan. Han tenido inundaciones que duran cuatro días, y todo lo verde parece marchitarse, pero el cacao ha resistido al lado de la gente, porque después de las inundaciones el cacao florece. Y Sixaola por igual vuelve a su vida normal

Tal para cual…

G

 

0 comentarios

Por