RUTA DE LA AMISTAD. Le temíamos por lo extensa, hoy la amamos por bella…

Quinta Ruta: La Ruta de la Amistad. Rumbo al sur.

Había un abuelo con el reto de viajar en bicicleta de frontera a frontera (con 86 años y  lo logrará). Había también, metido en la montaña, un hombre a punto de la ceguera total que busca jaguares en la selva para salvarlos (su arma es un bastón). Y otro hombre recio que al recordar sus primeros días lejos de familia rompió en llanto. Y había un pueblito enclavado en la cordillera con una escuela de música, y otro, mucho más allá, donde un abuelo que chinea la tierra como a un hijo. Y un periodista que llegó a entrevistar, pero fue entrevistado. Había una noche de viaje…

Y un amanecer…

Había un amanecer en la Península de Osa, más allá del cerro de la Muerte. Allá donde las ballenas y sus hijos llegan después del parto.

La entrada a esta ruta la hicimos por el Cerro de la Muerte. Creíamos siempre que ésta sería la ruta más exigente por lo extensa y compleja,especialmente por las zonas costeras. Que nos iba a demoler. Y tuvimos razón. Pero hubo tanto por conocer, tanto por contar que cada centímetro lo disfrutamos bajo la promesa de volver…

Al cerro de la Muerte entramos al amanecer,buscando las mejores luces, esas nuevas cuando se filtran entre los árboles…

Comienza aquí nuestra ruta numero cinco. Casi la mitad de nuestro proyecto DE FRONTERA A FRONTERA, COSTA RICA EN POSITIVO (4 mil kilómetros hasta ahora). Y la llamamos La Ruta de la Amistad, porque el recorrido nos llevaría hasta los confines de un parque que une a Costa Rica con Panamá, y se llama precisamente así: El Parque de la Amistad. Esta ruta hizo honor al nombre, pues en cada pueblo a donde llegamos con nuestra móvil, dejamos un amigo. Y de esos amigos que queremos volver a encontrar en el camino…

Así que , a partir de ahora, encontrarán las entrevistas, las imágenes y los recuerdos de un recorrido maravilloso, que nos enseñó (como cada ruta enseña) que hay otro país. Que hay una gente estupenda, llena de una ganas inagotables de compartir. Y eso la hace feliz.

Gracias  APM Términals, Sociedad Portuaria de Caldera, Huawei, Maxtaho, Cosméticos Samy y al apoyo  de Marianela Cordero y Sebastian Avendaño con el  material visual de este recorrido.

Porque había otras rutas

Porque íbamos a encontrar gente que hace cosas sorprendentes…

O rutas sorprendentes, entre lo agreste de cualquier camino...

O las sorpresas que se encuentra en una curva…

O la forma como se despierta una mañana bajo su abrigo de niebla...

Su abrigo de niebla…

Porque el sol iba a triturarnos en momentos, cuando se asomara el Pacífico...

Y cuando el abrazo de gente sencilla nos mejoró el clima…

Cuando el clima era lo de menos, y tuvimos que regresar para soñar todos los días con volver.

Comenzamos…

 

0 comentarios

Por