GOLFITO. Un mar de sorpresas, más allá de las compras y el caos.

Ruta de la Amistad. CINCO

Golfito es un mar…

La gente  únicamente tiene una imagen de un lugar de compras, con ese Depósito Libre hostil, poco agradable…

Pero Golfito es un mar de sorpresas…

Esto (abajo)  también es Golfito:

Cuando viajamos de Puerto Jiménez a Golfito (queda al frente y en lancha serían 40 minutos) tomamos la carretera obligatoria bordeando el Golfo Dulce, pero al salir a la Inter Americana, ya en el cruce de Chacarita, nos recomendaron una aventura.

Y este viaje incluye «aventura» casi por el mismo ADN del proyecto…

La propuesta: no viajar por la principal, sino por la carretera que lleva a  Gamba, buena parte de ella destapada y lógicamente inhóspita y con sorpresas naturales

Es una ruta que rasca la espalda del Parque Nacional Peñas Blancas, con su selva tupida que llega hasta el Goldo Dulce. Un espectáculo en silencio.

Una vía  cargada de verde, arriba, a los lados, incluso en lo que cubre la carretera para lo cual era necesario una prueba en video. Aquí está:

Llegamos a Golfito precisamente por un recodo del famoso Depósito, al que pasamos tan rápido como pudimos (su intensidad agobia).

Y poco después comprobamos que Golfito es un mar…

El es Mauricio Arburola , director ejecutivo de la Cámara de Turismo del Golfo Dulce. Es casi un clamor para los turistas y el costarricense: No piensen en Golfito solo por las compras. Vengan, porque Golfito es más…Muchísimo más.

El problema es que uno siempre quiere volver por más…

Y Golfito lo tiene…

 

0 comentarios

Por