Y VOLVER, VOLVER…

Yo quiero volver. Recorrer de nuevo todo el paìs. Volver a soñar sobre su suelo..

Pensar que este virus que nos encerró, no será capaz de borrar la fuerza de todo un paraíso.

En la primera parte de Frontera a Frontera nos llenamos la vida de la vida alucinante de los demás, de ticos insertados en su terruño, lejos, en verde, soñadores…Nosotros, intrigados, y solo armados de pasión y un Huawei.

Esta serie de fotografías muestran una mínima parte de aquella gente que entrevistamos para Vida FM, tras un recorrido de 5 mil kilómetros, 200 pueblos, unos grandes y otros de ensueño, que apenas caben en la primera mirada.

(fotos de Marianela Cordero Calderón y Sebastián Avendaño)

El comienzo de todo. Mapa en mano, ilusión arriba, y muchas ganas de conocer ese otro país.

En cada rinconcito de país un personaje nos abrió su vida.
Gente que sin importar edades o tormentas de la vida, dan ejemplo de lucha. Ticos con una energía descomunal.
Hablar con gente con unos sueños tan grandes que desbordan su propio refugio. Y los cumplen, dejando una estela de sonrisas contagiosas
Cantores de su tierra, especie de juglares, muy terrenales ,capaces de arrancar una carcajada o un plan para vivir.
Costa Rica guarda en sus venas unos seres maravillosos que llenan de historias, poesías, cuentos cada espacio de su vida…
Por eso cada turista que viene, se lleva en la mirada un país indeleble y en el alma un relato de alguien que se lo quiso contar.
Solo se necesita una guitarra y un paraíso para vivir. Cada paisaje merece una serenata.
Siempre cuentan cosas…no importa la distancia.
No importan las circunstancias, el tico siempre cuenta cosas.
Hay regiones donde la misma tierra, sus aguas y su verde, dan maás vida que la logica establece. Vidas largas, historias eternas…
Porque volver que respirar sus colores, y reir, suspirar con semblantes pasajeros, es volver a donde fuimos felices
Así al final, en cada pueblo encontramos alguien con su historia de vida, positiva, sin tregua, optimista.

Por eso el propósito de volver. La segunda parte de Frontera a Frontera, que seguramente desarrollaremos en motocicleta, buscará las historias de resistencia durante y luego del coronavirus.

Cuántas historias de resiliencia hay metidas como tesoros en cada montaña de Tiquicia, esperando ser contadas, susurradas.

Sabiendo que nos espera el mejor trabajo del mundo. Por algo somos aquí unos eternos H.P.s

0 comentarios

Por