covid 19

Epidemiòlogos estiman cuándo será normal el abrazo. Si es que vuelven…


TOMADO DE THE NEW YORK TIMES


Un epidemiólogo de la Universidad McGill de Montreal le dijo al The New York Times que “la peor víctima de la epidemia es la pérdida de contacto humano”.

Y un colega suyo dice al mismo diario que, por el contrario, un verdadero epidemiólogo nunca da la mano para saludar. Es decir, cero contacto, que es precisamente el escenario en el que se encuentra la humanidad por culpa del Coronavirus.


En un extenso y excelente trabajo periodístico , TNT estableció que, salvo que se desarrolle una vacuna o un tratamiento efectivo, pasará más de un año antes de que muchos epidemiólogos estén dispuestos a ir a conciertos, eventos deportivos o servicios religiosos. Y puede que algunos jamás vuelvan a saludar con abrazos o apretones de manos.

Es una encuesta que nos invita en Costa Rica a preguntarnos lo mismo, cómo ciudadanos de a pie. ¿Cuándo cree usted que volverá a lo que sería su vida normal?

El diario norteamericano pidió opiniones personales de un grupo de 511 epidemiólogos y especialistas en enfermedades infecciosas.  The New York Times les preguntó cuándo esperan reanudar 20 actividades de la vida diaria, suponiendo que la pandemia y la respuesta de salud pública se desarrollen como ellos esperan.

“En su mayoría estuvieron de acuerdo en que las actividades al aire libre y los grupos pequeños eran más seguros que estar en interiores o en una multitud y que los cubrebocas serán necesarios durante mucho tiempo.

“Idealmente, esperaría hasta que hubiera una vacuna disponible, pero la realidad laboral probablemente nos obligue a enviarlos de nuevo cuando la escuela reabra”.

Katherine Reeves, Universidad de Massachusetts-AmherstEsperaría hasta el otoño

Algunos dijeron que se abstendrán de casi todas las veinte actividades hasta que se distribuya de manera generalizada una vacuna contra el virus. Otros dijeron que esperarían a que hubiera una vacuna para participar en las actividades de la lista que se realizan en espacios cerrados”, según detalla el trabajo periodístico.

Agrega: Algunos dijeron que los salones de belleza y las peluquerías eran lugares relativamente seguros ―no suelen estar abarrotados y siguen normas de higiene―, mientras que otros dijeron que un corte de pelo implica un alto riesgo debido al contacto tan cercano.


Un 41 por ciento de los participantes iría a este tipo de establecimiento ahora o este verano, pero el 19 por ciento planea esperar al menos un año. Una tercera parte dijo que asistirá a una cena en la casa de algún amigo este verano (muchos especificaron que sería al aire libre y con un distanciamiento apropiado), en tanto que una quinta parte dijo que esperaría más de un año, posiblemente hasta que hubiera una vacuna.

 

Una de las profesionales dijo que consideraría salir en citas después de un período de confinamiento. “Soy joven y soltera, y una chica no puede pasar tanto tiempo sola en el mundo moderno”, dijo.

“Llevaría una manta o sábana para sentarme, mi propia comida y agua, varios cubrebocas (en caso de que uno me resulte incómodo), guantes, desinfectante de manos y toallitas”. En avión.

Michaela George, Dominican University, en California Lo haría ahora

LEA ARTÍCULO DE THE NEW YORK TIMES AQUÍ. https://www.nytimes.com/es/interactive/2020/06/10/espanol/ciencia-y-tecnologia/epidemiologos-recomendaciones-normalidad.html?campaign_id=42&emc=edit_bn_20200915&instance_id=22196&nl=el-times&regi_id=74597501&segment_id=38078&te=1&user_id=3940d3199637fd7e813beea7d9c9d3fb

LA DISTANCIA ENTRE LO NECESARIO Y LOS LUJOS

La mascarilla que aparece en la foto de arriba es la más costosa del mundo. No se sabe quién la encargó al joyero argentino Isaac Levy, propietario de la joyería israelí Yvel. Sería un multimillonario chino, que pagará cerca de millón y medio de dólares por ella. No hay necesidad de torturarnos haciendo conversión a colones.

SEGÚN DETALLA el diario EL País de España, la mascarilla estará fabricada con 250 gramos de oro de 18 quilates, y estará engastada con al menos 3.608 diamantes naturales, lo que le dará un peso de unos 250 quilates. ¿Es segura? : proporcionará el mayor nivel de filtración (N-99). Este, según diversos estudios, reduce las posibilidades de contagio entre el 94% y el 99%.


Pues hay quienes dicen que era inevitable que este implemento que protege a la humanidad en plena pandemia, se iba a convertir en parte de nuestra vida, y de paso, en parte de la forma de vestirnos, día a día.

Y qué las grandes firmas y diseñadores no iban a perder tiempo: Louis Vuitton, para empezar, diseñó una mascarilla que, a diferencia de las mascarillas de tela convencionales, no solo protege contra el coronavirus, sino que también lo hace, por ejemplo, contra la radiación solar. Al menos, así lo asegura la propia firma de moda en un comunicado distribuido recientemente en el que, además, afirma que este complemente está destinado “a ser elegante a la vez que protector”. 

El precio inicial de la máscara, estiman algunos portales especializados en moda, rondará los 1.000 dólares. Aquí sí: Un poco más de medio millón de colones.

ESTO DICE ELPAIS.COM:

Es la última prueba de que lo que podía parecer una moda más o menos pasajera condicionada por las circunstancias es ya una tendencia más que consolidada: las mascarillas han llegado para quedarse, y las marcas de moda más exclusivas no están dispuestas a dejar pasar la oportunidad de que sus clientes se diferencien del resto.

 

Una de las primeras en intuirlo fue Gucci, que ya el pasado mes de enero mandó a la gala de los Grammy a Billie Eilish, una de las artistas del momento, con una mascarilla de diseño marca de la casa. Y antes incluso que Gucci, en la Paris Fashion Week de febrero de 2018, la diseñadora Marine Serre propuso las mascarillas como elemento estético en un tiempo en que solo los científicos habían escuchado alguna vez la palabra coronavirus.

Hoy, las mascarillas de Gucci que reproducen un dibujo parecido al que llevó Eilish se pueden adquirir, como poco, por varios centenares de euros, mientras que las de firmas como Balenciaga figuran también entre las más buscadas por los clientes.

Hay que pensar que la mascarilla cubre buena parte de la cara, nos quita mucha información sobre la otra persona.

Es el resultado de todo un proceso. Primero, durante los meses de confinamiento causados por la pandemia, historias más o menos excéntricas como la del empresario indio Pimpri-Chinchwad, un multimillonario que encargó una mascarilla fabricada exclusivamente de oro, fueron relativamente frecuentes.


Las mascarillas de alta gama eran tan solo fruto de una situación especial, una anomalía. Los expertos tienen un nombre para este fenómeno, el efecto lápiz de labios: “Ante la imposibilidad de poder controlar muchos aspectos de su vida, las personas con un amplio poder adquisitivo optan en momentos particulares como un confinamiento por darse pequeños caprichos, como comprarse lápices de labios especialmente caros.

En esta ocasión, en algún caso el lápiz de labios se convirtió en una mascarilla cara”, explica al respecto Gabriela Salinas, profesora de Moda del Esic y directora de Brand Finance.

Hoy las mascarillas han pasado de ser un acompañante puntual a formar parte obligatoria de cualquier atuendo hasta dentro de, al menos, un par de años. Y ahí es donde entra la condición humana, que amenaza con hacer desaparecer poco a poco las clásicas mascarillas sanitarias verdes: “Las personas vivimos en una contradicción. Por un lado, somos gregarios, queremos ser iguales que los demás; pero por otro, queremos ser distintos. No me sorprende que las mascarillas terminen diciendo algo de quiénes somos”, explica al respecto Sergio Baltasar, profesor de Publicidad de la Universidad Europea de Madrid.
Coincide con él Carmen Valor, profesora de Marketing de la Universidad Pontificia Comillas: “El ser humano tiene una gran capacidad para convertir los objetos en símbolo. Hay que pensar que la mascarilla cubre buena parte de la cara, nos quita mucha información sobre la otra persona.

El público con un amplio poder adquisitivo es un buen nicho para buscar clientes que quieran sustituir esa información con un mensaje”.

Hace referencia al descubrimiento de la penicilina

En una nota especial que publica este fin de semana la prestigiosa cadena BBC en español, se hace eco al hombre cuyo nombre tiene una institución que llena de orgullo a los costarricenses por estos días de pandemia, pues se ha convertido en una de las instituciones emblemáticas de la lucha contra el Coronavirus, junto al trabajo que realiza la Caja Costarricense de Seguro Social.

Se trata de una crònica que hace un recorrido por la vida de “Clorito” Picado Twight, y lo identifica como uno de los científicos más prestigiosos de Costa Rica por su vida dedicada a la ciencia.

Antes, hace referencia a la historia del médico británico Alexander Fleming, quien, según relatos, “descubrió la penicilina por casualidad en 1928 cuando trabajaba con cultivos de bacteria y, al irse de vacaciones, sus muestras se cubrieron de un hongo de la cepa Penicillium notatum, que destruyeron las bacterias”. Y cómo unas vacaciones, el moho y la espina de un rosal llevaron al descubrimiento de la penicilina, agrega la nota.

Sin embargo, en América Central existe otra historia sobre los orígenes de la penicilina. Porque un año antes de que Fleming tomara las vacaciones que cambiarían el trascurso de su vida -y de la medicina-, un científico latinoamericano ya había escrito sobre las propiedades antibacteriales del hongo Penicillium. Además, su hallazgo no había sido fortuito, sino el resultado de más de una década de investigaciones.
Ese hombre se llamaba Clodomiro Picado.

Clorito Picado fue “uno de los científicos más prestigiosos de Costa Rica por su vida dedicada a la ciencia”

BBC en Español

Se graduó como zoólogo y botánico en la Universidad de La Sorbona, de París, donde también obtuvo un doctorado en Ciencias Naturales.
Regresò a Costa Rica, en 1914, y asumió la dirección del Laboratorio de Análisis Clínicos del Hospital San Juan de Dios.

Pero uno de sus mayores aportes fue en el área del ofidismo, como se denomina al envenenamiento causado por las mordeduras de serpientes. Picado era un intelectual comprometido con solucionar los problemas de su país y ayudar a sus compatriotas, destaca la nota periodística.
También estudió a las serpientes y sus venenos, para desarrollar sueros de producción nacional. Trabajo que precisamente hoy la institución que tiene su nombre está desarrollando en búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

¿Y LA PENICILINA?

En 1999 dos médicos del Hospital San Juan de Dios que se dedicaron a investigar los muchos manuscritos que dejó Picado, guardados en los archivos del hospital desde su muerte en 1944, anunciaron que entre esos papeles hallaron evidencias de que «Clorito» había descubierto las propiedades de la penicilina años antes que Fleming.


No solo eso, afirmaron que, a diferencia del británico, quien apenas hizo mención al potencial terapéutico de su hallazgo cuando lo publicó en 1929, Picado utilizó levaduras de hongos para tratar a pacientes con enfermedades infecciosas, logrando curarlos.

LEA LA NOTA COMPLETA AQUÍ:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-53953810

LEA MÁS SOBRE CLORITO PICADO EN ESTA PÁGINA:

Vuelve Tilinte…!

Llegó el 5. Y con él, Tilinte, uno de los personajes de radio que extrañábamos. Y con él un relato poco conocido de la historia de este 15 de Setiembre. Entrevistas muy humanas, de gente fantástica. Y muchas noticias positivas acompañadas de música. Y de mucho optimismo.

Aquí está:

 

Escuche AQUI NUESTROS PODCASTS ANTERIORES

 

Este Podcast será un Eterno Cuento. O mejor, Cuentos en tiempos de Coronavirus. Cuenteros de todo el mundo nos comparten narraciones para que nosotros, a su vez, lo compartamos con los nuestros, en casa.

El Podcast 4 viene también con muchas noticias positivas, entrevistas, y mucha música. Mucha…

Comparta:

 

AQUI:Podcast anteriores

 

Aún hay dudas de su eficiencia exacta.

Tratamiento también se prueba en Costa Rica

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados. Previamente, la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) había anunciado que daría esa autorización, que está bajo su responsabilidad y no de la del jefe de Estado.


La transfusión de ese plasma, que contiene anticuerpos, está destinada a permitir a los pacientes eliminar el virus más rápidamente y limitar el daño al organismo.

“El plasma de personas convalecientes probablemente funcione, aunque debería ser confirmado por ensayos clínicos, pero no como tratamiento de emergencia para pacientes gravemente enfermos»,

Len Horovitz, del Hospital Lenox. Hill en Nueva York, a la DW


Recuerda la agencia de noticias DW que aunque el tratamiento ya ha producido resultados, aún se debate su eficacia exacta y si presenta riesgo de efectos secundarios y de transmisión de agentes infecciosos.
El presidente calificó el anuncio como un «avance histórico» para el tratamiento de COVID-19, que probablemente «salvará un número considerable de vidas».


Pero la FDA ya autorizó la transfusión de plasma de personas recuperadas del coronavirus en determinadas condiciones, como parte de ensayos clínicos o para pacientes en circunstancias desesperadas.


Más de 70.000 pacientes ya han recibido una transfusión de plasma extraído de personas convalecientes, según el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar.


La autorización emitida el domingo permitirá ampliar la población de pacientes susceptibles de recibir una transfusión. Azar dijo que los primeros resultados mostraron una tasa de supervivencia un 35 por ciento más alta para los pacientes de COVID-19 que recibieron una transfusión sobre los que no la recibieron.


No obstante, en su anuncio del domingo, la FDA recordó que por el momento no había pruebas formales de que el uso de plasma fuera efectivo.


«El plasma de personas convalecientes probablemente funcione, aunque debería ser confirmado por ensayos clínicos, pero no como tratamiento de emergencia para pacientes gravemente enfermos», advirtió Len Horovitz, interno de respiración en el Hospital Lenox. Hill en Nueva York, según DW

En Costa Rica

Recientemente, el jefe de infectología del Hospital México, Álvaro Avilés afirmó que la mejor alternativa que tiene Costa Rica para combatir el nuevo coronavirus es el tratamiento con plasma convaleciente.

Avilés explicó en entrevista con AmeliaRueda.com que las conclusiones a las que han llegado los estudios a nivel mundial sobre tratamientos contra el Covid-19 cambian “en un abrir y cerrar de ojos” por la naturaleza volátil del virus.

“Estos cambios abruptos en las investigaciones han disminuido las posibilidades de encontrar un tratamiento contra el nuevo coronavirus y no es una limitante única para Costa Rica, es un problema que enfrentan todos los países alrededor del mundo”

“Hay días en que un estudio puede afirmar que un tratamiento puede ser efectivo; sin embargo, días después tras aplicarlo a los pacientes, los médicos se dan cuentan que trae mayores efectos negativos que beneficios y el avance se cae”, dijo a ameliarueda.com

“Costa Rica es privilegiado por los avances que se han obtenido en el desarrollo y uso del plasma convaleciente, y por eso resulta una alternativa óptima en el tratamiento contra el nuevo coronavirus”, explicó.

.

Científica mexicana lo identifica

¿Cuánto aporta su descubrimiento para derrotar el virus?

Tomado de BBCmundo.

Todo empieza por un momento dramático. Personal. Un familiar suyo enfermó de gravedad en México, y eso empujó a esta científica a enfocar sus estudios en entender cómo el virus Sars-CoV-2 interactúa con el cuerpo humano a un nivel físico-biológico.

Ella es especialista en física enfocada en la ciencia de los materiales. Su nombre, Mónica Olvera , mexicana que trabajaba en sus propios desarrollos tecnológicos hasta que la pandemia de covid-19 cambió las cosas.

Doctora Mónica Olvera

 La nota de BBC detalla así:

«Yo no tenía nada que ver con medicina. Yo soy científica en ciencia de materiales. Pero a la hora de ver este problema tan fuerte, entramos en acción», dice a BBC Mundo la especialista.
equipo en la Universidad Northwestern (Estados Unidos) analizó las diferencias entre el coronavirus que causó la epidemia Sars de 2003 y el causante de la enfermedad covid-19.

Y encontró un punto débil con el que se le puede atacar.

«Estamos bloqueando el virus», señala al explicar cómo su experimento a nivel molecular ha reducido de manera inicial en 30 % la conexión del patógeno con los receptores humanos.

«Antes de entrar el virus (en el cuerpo), sí podemos atacarlo para que ya no tenga tanta energía de atracción, que no sea capaz de infectar. Y si entra, que esté bloqueado el sitio», explica la científica.

«Es otra manera de curar. Esto no son anticuerpos (como los de las vacunas), los cuales tienen el problema de que pueden hacer resistente al virus. Hay muchos casos en los que los virus se vuelven resistentes a los anticuerpos», añade.

En tres meses Olvera espera diseñar un polímero -un compuesto químico- que triplique la efectividad del bloqueo y que esto se convierta en una forma de proteger al cuerpo de un virus tan contagioso como el Sars-CoV-2.

“Antes de entrar el virus (en el cuerpo), sí podemos atacarlo para que ya no tenga tanta energía de atracción, que no sea capaz de infectar. Y si entra, que esté bloqueado el sitio».

Científica Mónica Olvera

¿Cuál fue el hallazgo?

El Sars-CoV-2 ingresa al cuerpo a través de sus proteínas S, que hacen contacto con la enzima convertidora de angiotensina (AC2) de las células humanas.Las células AC2 también están presentes en el corazón, en el estómago, en el riñón, «por eso cuando uno se infecta (con el virus Sars-CoV-2), este puede dañarlos», explica Olvera.

Así que en su estudio, hecho en colaboración con el doctor Baofu Qiao, detectó que el Sars-CoV-2 tiene conexiones con cargas positivas en la proteína espiga (o spike) de su corona que pueden ser bloqueadas.

«La energía de atracción entre ese grupo que está en la spikes y las células epiteliales era más débil en el primer coronavirus que en el Sars-CoV-2», explica Olvera.

«Nos dimos cuenta de que si mutábamos los que no estaban en el de 2003, la atracción con el receptor bajaba. Nada más lo mutamos y bajó muchísimo su atracción», añade.

Por qué con algunas enfermedades desarrollamos inmunidad permanente y con otras no (y la gran interrogante sobre la covid-19) El trabajo de bloqueo se dio en uno de los tres grupos de la proteína espiga, lo que redujo en un 30 % la capacidad del virus para conectarse con el receptor, en este caso las células del cuerpo.

A diferencia de otras investigaciones, Olvera y Qiao detectaron un sitio con carga positiva, llamado sitio de escisión polibásico, a 10 nanómetros (algo sorprendentemente «lejano» de la base, en términos de esas mediciones) en la proteína espiga.

Así que si se obtiene un polímero que bloquee los tres grupos, como lo están investigando, el resultado podría triplicarse y hacer que el nuevo coronavirus tuviera muy poca oportunidad de atacar al organismo.

«Yo quiero diseñar uno que ataque a todos. Es muy complicado, es un diseño difícil. Pero la idea es crear una protección bajo un diseño que funcione y quede probado en un laboratorio», señala la científica.

¿Cómo puede adoptarse en la medicina?

El proceso de crear un polímero que actúe contra las espigas del Sars-CoV-2 puede tomar de dos a tres meses.

Una vez creado, habría que elegir un medio de administración. Olvera considera que podría funcionar a través de un aerosol, con las ventajas que eso tiene.

«No se puede tener una vacuna en seis meses o un año, algo que nunca se hizo antes, y esperar que nos permita automáticamente volver a como vivíamos antes»
«Los virus son tremendos. Pueden usar las cápsidas (estructuras) de otros virus y el ARN, duplicarse y mutar», advierte.

Y es que las vacunas en las que trabajan a contrarreloj varios países y organizaciones enfrentan el problema de que los anticuerpos que generen puedan ser inefectivos ante mutaciones del Sars-CoV-2.

«Nosotros queremos crear algo que no sea biológico, que no cree resistencia. Evitar que el virus encuentre otras maneras de salir adelante. Creemos que puede ser una manera de debilitar el virus, diferente a lo que se está haciendo», añade.

Si las mutaciones mantuvieran los mismos grupos polibásicos para atraer células receptoras del cuerpo, el remedio seguiría funcionando.

La lista de posibles secuelas que sufren algunos pacientes tras haber superado el coronavirus
El trabajo desde diferentes ángulos de la ciencia, como la física en el caso de Olvera, puede aportar soluciones a un problema que afecta a toda la humanidad.

«Se está haciendo un esfuerzo enorme. Todos estamos de alguna manera relacionados con esto, es un problema mundial y qué mejor que todos los científicos estén trabajando en esto», dice la científica mexicana.

¿Cuántas cambiarán en Costa Rica?

Tomado de The New York Times

Las clases no serán lo mismo. Ni compartir micrófono en el karaoke. Ni apretar la mano en el saludo. De hecho, fue el propio doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, quien dijo que los apretones de mano debían convertirse en una práctica del pasado.

El influyente diario norteamericano The New York Times recuerda en una crónica especial que incluso esa declaración de Fauci sonó exagerada en su momento. Pero ya no…

Los apretones de mano debían convertirse en una práctica del pasado

Doctor Anthony Fauci

Pero a medida que la epidemia se ha extendido y nos hemos vuelto más conscientes de los gérmenes y la higiene, “es probable que algunos de los cambios que realizamos sean bastante duraderos”, dijo Malia Jones, quien investiga entornos sociales y exposición de enfermedades infecciosas en el Applied Population Laboratory de la Universidad de Wisconsin-Madison.

QUE LO SOPLE…!

La primera actividad que seguramente cambie, según el diario, sea esa tradición de cantar alrededor de un pastel de cumpleaños y luego, sin mayor presión, soplar las candelitas del queque. Eso, dice TNT, podría desaparecer. “Escupir todo el pastel siempre me ha parecido asqueroso”, afirmó Susan Hassig, profesora adjunta de Epidemiología de la Universidad Tulane en Nueva Orleans.

Sin embargo, es cantar lo que realmente plantea un mayor riesgo en cuanto a la propagación de microgotas que puedan tener enfermedades respiratorias, como el nuevo coronavirus, afirmó Melissa Nolan, profesora adjunta de Epidemiología en la Universidad de Carolina del Sur en Columbia. Lo mejor es salir al aire libre a cantar el cumpleaños y separarse un poco también, dijo.

HAGA CLICK AQUÍ

LOS FUMADORES (Especie rara, pero existe)

Dice The New York Times que si todavía fumas tabaco, ya sabes que deberías dejar de hacerlo. Pero ahora existe un riesgo adicional al compartir cigarrillos de tabaco o electrónicos. Además: “Es poco probable que muchas personas hoy en día se sientan cómodas de compartir un mismo cigarrillo en un círculo de amigos”, dijo Cooper Ashley, analista de datos sénior en Headset. Hassig agregó que compartir tragos o cigarrillos puede propagar cualquier enfermedad respiratoria, no solo el coronavirus.

¿ADIÓS A LAS PISCINAS DE PELOTAS?

 

Nadar en una piscina llena de cosas de plástico —un material que según los expertos es especialmente efectivo para albergar gérmenes— podría convertirse en algo del pasado.

McDonald’s ya las ha ido desapareciendo de sus áreas de juegos infantiles. “No sé si vayamos a tener piscinas de pelotas en un futuro”, le dijo recientemente a la revista Time Chris Kempczinski, director ejecutivo de la compañía. “Es probable que haya buenas razones de salud pública para seguir evitándolas”.

OTRAS.

¿Cuáles cambiarán en su entorno?.

Lea otras cosas que ya no serán iguales por culpa de esta pandemia:

 

Llegamos a nuestro Tercer Capítulo de Un Eterno H.P.

Saben que las buenas noticias son la columna vertebral de este proyecto, y en ese marco tendremos entrevistas, música, comentarios. Un diálogo entre Sancho Panza y Uvieta, dos mujeres que nos llevarán la espacio, expertos hablando de esta necedad nuestra de querer controlar todo, y personajes compartiendo una razón (o varias razones) para ser optimistas en medio de esta emergencia mundial.

Comentarios a nuestro correo: vidafmcr@gmail.com

Agencias de noticias, como EFE, informaron que Rusia tendrá la capacidad de producir cada mes centenares de miles de dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus y que elevará su producción a «varios millones» desde principios del año que viene.

«Según las primeras estimaciones (…) podremos proporcionar a partir de este año varios centenares de miles de dosis de la vacuna cada mes y luego varios millones desde principios del año que viene«, declaró el ministro ruso de Comercio, Denis Manturov, a la agencia estatal TASS.

Manturov explicó que tres empresas biomédicas empezarán a partir de septiembre la producción industrial de la vacuna desarrollada por el laboratorio de investigación en epidemiología y microbiología Nikolái Gamalei.


Esta información se conoce luego de que este fin de semana se anunciara que ya habían concluido las pruebas clínicas de esa vacuna, desarrollada por el Centro Nacional de Investigaciones Epidemiológicas y Microbiología ‘Gamalei’, y que ahora comienza la etapa de registro.

Según dijo el sábado el ministro ruso de Sanidad, Mijaíl Murashko, los médicos y los docentes serán los primeros en recibir esta vacuna, y está previsto que a partir del próximo 10 de agosto sea enviada a las regiones rusas.

«Tenemos previsto que la campaña de vacunación más amplia, que se sumará paulatinamente al nuevo sistema de atención, comience en octubre», dijo. 

Rusia, como muchos otros países, trabaja desde hace meses en varios proyectos de vacunas contra el covid-19, y por ahora se priorizó el del laboratorio Gamalei, desarrollado en colaboración con el Ministerio de Defensa y cuyos detalles no fueron publicados, lo que impide certificar su eficacia. 

El Centro estatal de investigación Vektor, en Siberia, trabaja en otra vacuna, cuyas primeras dosis deberían estar listas a partir de octubre, según las autoridades:

El ministro Murashko aseguró el sábado que esta segunda vacuna rusa se encuentra actualmente en el proceso de pruebas clínicas y afirmó que el Ministerio de Sanidad espera «en los próximos mes y medio o dos meses» recibir otras dos solicitudes de permiso para la realización de pruebas clínicas de nuevas vacunas. 

Rusia es el cuarto país en el mundo más afectado por la pandemia, por detrás de Estados Unidos, Brasil e India, y desde abril expresó su voluntad de ser uno de los primeros países, o incluso el primero, en desarrollar la vacuna contra el covid-19.

Investigadores internacionales alertaron, sin embargo, ante la rapidez del desarrollo de las vacunas en Rusia y consideraron que no se habían respetado varios procesos científicos para acelerar un trabajo realizado bajo la presión de Moscú.